Citas famosas

sábado, 25 de febrero de 2012

Acebuche num.3 - Olea Europaea var. Sylvestris

Hola amigos, bueno, ya tengo algo más de tiempo tras los carnavales... he acabado harto de retocar los tres disfraces de este año, pero bueno, valió la pena... Mucha fiesta en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo, que es lo que cuenta... y sin enrollarme más, vamos a empezar con lo de hoy. Este olivo es hermanito de otros dos que tengo, recuperé un cepellón bastante grandecito y lo dividí en tres partes; Pues bien, aquí, las fotos del arbolillo....

20 de octubre de 2010.- Que empiece la recuperación... aparentemente son sólo unas cuantas ramas, pero bajo la tierra había un gran cepellón.




Y una vez en casita, a empezar los trabajos de cirujía, de todo ese tocho saldrían tres prebonsáis. Efectivamente como veis, el cepellón era más ancho que el cubo de pintura...



El acebuche del que hoy os hablo, es el trozo que está de la sierra hacia la izquierda, y el trozo de tronco que queda en el lado más a la izquierda, sería el que hoy día sobresale ahuecado, también hacia la parte izquierda en uno de los frentes.




Por fin... me pegué serrando desde la una y media o así que llegué a casa, hasta las seis de la tarde (haciendo una pequeña paradita, eso sí, para comer y coger fuerzas).



La rama negra, una rama quemada y antiestética, duraría poco más ahí... En qué leches pensaría el arbolillo para darle un giro tan brusco... a veces parece que la naturaleza está tonta... jajaja...


29 de marzo de 2011.- Aquí ya da señales de vida, que empiece la fiesta de la brotación!! Y yo por mi parte, comenzando a descortezar para los trabajos de carpintería ahora que hay pocas ramas que me estorben para el taladro.


Y un buen agujero para ir empezando a ahuecar el tronco del que hablábamos más arriba...


12 de julio de 2011.- Aquí el rabajo de carpintería ya finalizado (de momento) y con brotes mejor situados. Se utilizaron gubias manuales, broca de taladro y cepillo de alambre de taladro.





12 de agosto de 2011.- Más y más brotación. Por más que pinzaba y que defoliaba, ésto no dejaba de brotar. Por un lado es genial porque ha tomado tremendamente rápido el diseño que yo quería, pero por otro desquiciaba ya que brotaba por todas partes y yo no daba abasto a pinzar brotes mal situados...








29 de agosto de 2011.- Un buen defoliado, a limpiar la madera y a tratarla con el líquido de jin, por cierto, de elaboración propia. Es la primera vez que lo cocino, junto con mi buen amigo Fernando, que nos pasamos un buen rato con el camping gas ya que hicimos cuatro o cinco litros y tardó la vida en hervir y diluirse los componentes, pero valió la pena, quedó bien y el resultado que da es muy de mi agrado :)




18 de septiembre de 2011.- Ya se aprecian nuevos brotes otra vez




04 de febrero de 2012.- Preparando las herramientas para el transplante. Como veis, no soy muy exigente con las mismas, me apaño con cualquier cosilla jajaja. Empezando por la izq, tijeras que uso para ramas y raíces finas, tijera de podar alguna más gruesa, Alicate para cortar y colocar el cobre, palito para deshacer y "peinar" lo que en bonsái se llama "pan de raíces" a la vez que quitar la tierra, así como para introducir posteriormente la nueva tierra entre las raíces y evitar que queden bolsas de aire, cuchillo a modo de hoz de bonsái para despegar la tierra de la maceta, y por último, alicate para apretar el cobre que fijará el árbol a su nueva maceta. Arriba está la redecilla de drenaje, mucho más barata en cualquier ferretería que en viveros o tiendas de bonsái (es exactamente la misma), cera para cicatrizar los cortes y cobre de varios grosores. El cubo es para echar la tierra vieja, ya que el quirófano esta vez es mi habitación...


A la derecha un ordenador para despiezar, que de momento me servía de mesita... jejeje aquí todo vale...

Preparé varias macetas que me gustaban para este bonsái, y así cuando desenterrara el cepellón, ver cuál le convenía más. Me gustaba sobre todo la ovalada, pero el arbolillo sobresalía demasiado. Finalmente y como veréis, el bonsái eligió la del medio.

Probanbo a ver cómo queda. Para los que no lo sabéis, los alambres son dos lazos (se ven dos puntas en el frente y hay otras dos en la trasera) que se meten por los agujeros de drenaje hacia arriba para agarrar el árbol a la maceta. Yo aquí los he doblado hacia afuera y hacia abajo para colocar bien el bonsái sin que estorben. Finalmente se agarran los de éste lado a los del otro, normalmente sobre algún saliente bajo o sobre alguna raíz. En mi caso, como no había apenas donde agarrar el árbol, puse bien abajo un pequeño tornillo en cada lado, pasando por encima el cobre que sujetaría la maceta al árbol. Esto se hace para que los pájaros no se lo lleven volando (con la maceta pesa más...) jajajaja, no ahora en serio, se hace (creo recordar) para evitar que el aire mueva el árbol independientemente de la tierra haciendo que las raíces se separen de ésta, dejando holgura y creando bolsas de aire que impediría en esos lugares a las raíces alimentarse, así además el árbol al sentirse fijo, no se esmerará tanto en echar raíces gordas que le agarren al suelo, dejando más energías para crear muchas más raíces finas que son las que realmente interesan al bonsaísta, ya que son éstas las que lo alimentan y hacen que tenga más vigor y con ello más rápido crecimiento. Joe lo k me enrollo... Ah, y que alguien me corrija y nos arroje luz si me equivoco, que para eso está el espacio para los comentarios... Cualquier crítica será bien recibida.

Poda de raíces y a la maceta!! Y eligiendo cuidadosamente la posición e inclinación, que queda mucho hasta el próximo transplante, como para que quede mal jajaja.

Y finalmente posando sobre la torre de mi ordenador. Aún no sé qué frente me gusta más... Sí, ya sé que me he dejado la pegatina "made in china" en el de abajo jajajaja.



Y cómo no, la comparación que ya vengo haciendo típica. El antes (20-10-2010) y el después (4-2-2012).

Pablo Hernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario